menu
Ver Cesta
Atrás

¿Cómo secar y curar la hierba?

26 sep 2019
10 min
Hunter Burroughs
Hunter Burroughs

El momento de la cosecha es el pináculo de los esfuerzos de cada cultivador. Cultivar cannabis es un pasatiempo fantástico, pero estaríamos mintiendo si dijéramos que lo hacemos por amor a la botánica. Nos guste o no, ¡lo que nos importa es el cogollo!

Sin embargo, no se trata simplemente de cosechar la hierba y fumarla inmediatamente después. De hecho, cosecharla es solo el primer paso hacia la parte final y más desafiante del cultivo: secar y curar la hierba adecuadamente. Sigue leyendo para obtener más información sobre por qué estos dos pasos son necesarios para una experiencia increíble con el cannabis y cómo puedes hacerlos correctamente.

¿Cómo saber cuándo es el momento de cosechar el cannabis?

cogollo

Existen varios cambios clásicos que indican que tus plantas de cannabis están listas para la cosecha, como:

  • Las hojas grandes comienzan a ponerse amarillas y se caen.
  • El crecimiento de los cogollos disminuye.
  • Los pistilos con forma de pelo de los cogollos cambian su color de blanco a marrón. La cosecha debe comenzar cuando un poco más de la mitad de los pistilos se hayan oscurecido.
  • Los tricomas pasan de claros a opacos. Cuando comienzan a cambiar a un color ámbar, es hora de comenzar a cosechar. Puedes verificar esto mirando la resina con una lupa potente.

Después de notar estos cambios, tendrás una ventana de aproximadamente dos semanas para cosechar los cogollos para obtener el máximo contenido de cannabinoides.

¿Por qué necesitas secar y curar el cannabis?

tiempo de cosecha

Para maximizar su potencia y el sabor, los cogollos de cannabis deben secarse y curarse correctamente. El secado y el curado descomponen la clorofila de las plantas, lo cual elimina el olor a "hierba recién cortada" del cannabis recién cosechado. Secar y curar adecuadamente el cannabis también maximiza la potencia de los cannabinoides como el THC y el CBD.

El moho sigue siendo uno de los mayores enemigos de un cultivador de cannabis. Secar y curar adecuadamente los cogollos de cannabis reduce las posibilidades de contaminación por moho o bacterias, lo que puede arruinar toda la cosecha.

Herramientas para cosechar, secar y curar el cannabis

cortando hierba con tijeras

Algunos artículos que necesitarás para cosechar, secar y curar tus cogollos incluyen:

  • Tijeras para cortar afiladas y tijeras de podar.
  • Una cuerda.
  • Frascos de vidrio de boca ancha o recipientes de acero inoxidable: los tarros con tapa son muy útiles para este fin. Alternativamente, puedes usar tarros de salsas para pasta o encurtidos esterilizados y reciclados. Las tiendas tipo ‘grow-shop’ también venden recipientes de acero inoxidable fabricados especialmente para curar hierbas.
  • Rejilla de secado (opcional): el mejor método para entornos extremadamente húmedos es secar la hierba en trozos más pequeños en rejillas de secado.
  • Desecantes (opcional): los desecantes también son útiles para secar cogollos en ambientes húmedos.
  • Higrómetro (opcional): este dispositivo mide la cantidad de humedad de sus recipientes durante el proceso de curado.

Cosechando y secado de las plantas de cannabis

secado de plantas cannabis

Una temperatura de alrededor de 70F (21C) y aproximadamente un 50 por ciento de humedad proporciona condiciones de secado ideales para el cannabis. Los cultivadores generalmente cuelgan los cogollos boca abajo para secarlos o usan una rejilla de secado. Secar los cogollos boca abajo implica unos simples pasos:

  • Cortar las plantas. Algunos cultivadores prefieren sacar todo el cepellón y colgar la planta boca abajo para que se seque. Esta práctica funciona bien en climas cálidos y desérticos donde los cogollos corren el riesgo de secarse demasiado rápido. En condiciones más templadas, es mejor cortar la planta en ramas más pequeñas para evitar la formación de moho.
  • Retirar las hojas grandes. Es esencial cortar el exceso de porciones frondosas de los cogollos para suavizar el sabor. Puedes secar las hojas grandes por separado y usarlas para comestibles y tinturas. Hacer mantequilla de cannabis es un buen uso para las hojas.
  • Recortar las hojas en forma de abanico. Las hojas en forma de abanico son las hojas más grandes que sobresalen de los cogollos. La cantidad que decidas recortar en esta etapa depende de tus propias preferencias. Para climas húmedos, es mejor recortar el mayor número de hojas que puedas para evitar el crecimiento de moho y bacterias.
  • Recoge tus cogollos. Las ramas con cogollos están listas para ser retiradas cuando los tallos más pequeños se rompen fácilmente. Los tallos más grandes aún deben ser flexibles. Esto indica el contenido óptimo de humedad para el curado.

Rejillas de secado

rejilla de secado

Las rejillas de secado son perfectas para secar cannabis en climas húmedos. El uso de rejillas en condiciones normales o áridas puede provocar un secado excesivo de los cogollos. Los cogollos demasiado secos no podrán pasar por un ciclo de curado adecuado y tendrán un sabor áspero.

Puedes comprar rejillas fabricadas expresamente para secar hierbas en tiendas tipo "grow shop". Algunos cultivadores abren las cortinas de las ventanas de su hogar para este fin. Solo tendrás que usarlas durante aproximadamente una semana. También puedes fabricar rápidamente rejillas de secado insertando piezas de malla de metal en bastidores de bordado. Usa tu imaginación y los objetos que encuentres por casa. Te sorprendería lo que se te ocurre cuando estás motivado para preparar tus cogollos para disfrutar.

Seca tus cogollos en rejillas en unos simples pasos:

  • Corta tu planta. Debes cortar los cogollos en trozos más pequeños para el método de de secado en rejilla.
  • Corta las hojas. Es esencial quitar la mayor cantidad de follaje posible antes de colocar los cogollos en las rejillas de secado. Demasiadas hojas pueden provocar la aparición de moho. 
  • Corta los cogollos en trozos más pequeños.Para un mejor secado en condiciones de alta humedad, debes cortar los cogollos en trozos más pequeños antes de colocarlos en las rejillas. Puede que parezca mucho trabajo, pero de esta manera ahorrarás tiempo en la etapa de podado.
  • Revisa los cogollos con frecuencia. Monitoriza tus cogollos de cerca para evitar que se sequen en exceso y no olvides darles la vuelta de vez en cuando.
  • Coloca los cogollos en frascos para curarlos. Los cogollos secos aún deben estar ligeramente húmedos en el centro antes de colocarlos en recipientes de curado.

hojas de cannabis
Related post
hojas de cannabis

Otros consejos para secar cogollos de cannabis

  • Asegúrate de que hay un flujo de aire alrededor de los cogollos que estás secando en todo momento. Ojo, no debes apuntar un ventilador directamente al cannabis, o correrás el riesgo de secar demasiado tus cogollos. En su lugar, usa un ventilador oscilante o apunta un ventilador estático a una pared cercana.
  • Evita tocar las flores tanto como sea posible. La resina del cogollo se pegará a tus dedos y reducirá el contenido de cannabinoides y terpenos del producto final.
  • Nunca intentes apresurar el proceso de secado aplicando calor. El calor puede quemar los cannabinoides y terpenos contenidos en los tricomas. Los cogollos secados al horno pierden gran parte de su potencia y sabor fragante.
  • Revisa tus cogollos con frecuencia para evitar el secado excesivo.

Curar el cannabis

dejar curar los cogollos en el bote cerrado

Es mejor curar el cannabis usando la misma temperatura que la usada para el secado, pero los cogollos pueden tolerar un nivel de humedad ligeramente más alto para este paso del proceso. Las mejores condiciones son alrededor del 60 por ciento de humedad.

  • Coloca los cogollos secos en recipientes de curado. Debes almacenar los cogollos en frascos o recipientes de acero tan pronto como estén secos al tacto.
  • Añade un paquete de desecante para absorber el exceso de humedad y evitar el crecimiento de moho o bacterias.
  • Sella los frascos herméticamente y almacena los recipientes en un lugar seco, fresco y oscuro durante aproximadamente tres semanas.

Una vez que tu cannabis esté curado, los cogollos se pueden podar a tu gusto. El exceso de hojas de los cogollos hará que tengan un sabor áspero. Por otro lado, un manejo excesivo puede eliminar la resina y los tricomas.

Como cualquier primera vez, cosechar, secar y curar la hierba puede ser un poco estresante si lo haces por primera vez. La jardinería combina ciencia y arte. Después de unas cuantas cosechas, podrás secar y curar consistentemente cogollos potentes y sabrosos que te harán sentirte orgulloso.