menu
Ver Cesta
Atrás

Flores de CBD, Todo lo Que Necesitas Saber

21 dec 2021
21 min
Xavier Francuski
Xavier Francuski
Flores de CBD, Todo lo Que Necesitas Saber

Aunque la industria farmacéutica ha desarrollado medicamentos para innumerables enfermedades que salvan vidas, existen algunos trastornos para los que no ha logrado crear soluciones suficientemente eficaces. Algunos de estos, como la depresión, la ansiedad y el trastorno de estrés postraumático, han alcanzado proporciones de pandemia, y los millones de personas que los padecen buscan soluciones alternativas para curarse.

El CBD (cannabidiol), un compuesto natural que se encuentra en una planta usada durante miles de años a lo largo de la historia de la humanidad, ha resultado ser un tratamiento viable para estos trastornos y docenas de otros trastornos persistentes, ya sean fisiológicos, psicológicos o ambos.

Con numerosos resultados notables en estudios científicos, sin efectos psicoactivos, y efectos secundarios generalmente leves registrados en raras ocasiones, el CBD se ha vuelto cada vez más popular entre los que buscan un remedio natural más eficaz y menos dañino para su dolencia. El CBD normalmente se consume en forma de aceite o tintura, por vía oral, o incluso se aplica en la piel en forma de crema. Sin embargo, en este artículo hablaremos sobre la forma más rápida y eficaz de ingerir CBD en su forma natural: fumando o vapeando cogollos de CBD.

¿Qué son las flores de CBD?

Flores de CBD

Los cogollos de CBD son flores de cáñamo ricas en CBD, una variedad de Cannabis sativa que contiene una cantidad baja de THC (tetrahidrocannabinol), el popular cannabinoide psicoactivo que se encuentra en altos niveles en la marihuana recreativa.

Algunas plantas de cáñamo, en concreto las que se cultivan específicamente para producir cogollos de CBD, han sido cultivadas selectivamente para contener una cantidad insignificante de THC, normalmente, por debajo del 0,3 o el 0,2%, según las normativas regionales. En numerosos países de todo el mundo y estados de los EE. UU., el uso legal o recreativo, o ambos de los cogollos de CBD y otros productos elaborados a partir de estas plantas, es legal.

La mayoría de las otras variedades de cáñamo también se cultivan con el objetivo de incrementar el CBD, pero sin reducir completamente los niveles de THC. Aun así, normalmente contienen cantidades significativamente menores de la molécula psicoactiva en comparación con las plantas de cannabis recreativas. Sin embargo, puesto que la ley normalmente regula estas plantas de manera más estricta, el CBD y otros compuestos a menudo son extraídos de estas y, a veces, el THC se elimina por completo para crear diversos productos con infusión de CBD.

El consumo de plantas de cannabis ricas en CBD o sus extractos normalmente no produce efectos que alteran la conciencia, a menos que contengan THC en cantidades suficientes. El cannabidiol no tiene propiedades psicoactivas en absoluto. Lo que es más, funciona en sinergia con el THC para reducir o equilibrar sus efectos psicoactivos. Este efecto conjunto es conocido como el efecto 'séquito' en el cannabis

Debido a que estos dos cannabinoides juntos producen todavía más beneficios medicinales que si se consumen individualmente, y un 'subidón' más suave que las cepas con alto contenido de THC y bajo contenido de CBD, algunos cultivan plantas de cannabis expresamente para que contengan altos niveles de ambos. Los cogollos o extractos de estas plantas especiales normalmente solo están disponibles en tiendas de cannabis medicinal con receta.

En lo que se refiere a las flores normales de CBD, además del CBD y una pizca de THC, también contienen un conjunto de otros cannabinoides en cantidades bajas, como el cannabinoide 'padre' del CBD y THC: el CBG (cannabigerol), el CBC (cannabicromeno) que es 'hijo' del CBD, el CBN (cannabinol), que es 'hijo' del THC, así como el CBV (cannabivarina), el cannabiciclol (CBL) y docenas de otros. Ninguno de estos cannabinoides menores es psicoactivo, muchos de ellos tienen propiedades terapéuticas y todos trabajan en sinergia (el llamado efecto 'séquito').

Pero las flores de CBD no contienen solo cannabinoides: hay dos clases más de moléculas, llamadas terpenos y flavonoides, que forman la composición individual de cada cepa de Cannabis sativa. Los tipos y niveles de estos compuestos conforman el perfil de aroma y efecto único de las diferentes cepas. También se supone que tienen propiedades ligeramente terapéuticas y tienen sinergia entre sí, y también con los cannabinoides.

Los usos del CBD y del cáñamo a lo largo de la historia

Historia y uso de CBD y cañamo

El cannabis sativa se ha usado para una amplia gama de fines desde tiempos ancestrales. El uso más práctico de la planta a lo largo de la historia ha sido la fabricación de cuerda: gracias a sus filamentos naturalmente fuertes y a su crecimiento extremadamente rápido (que rivaliza con el del bambú), se piensa que el Homo sapiens descubrió cómo convertirlo en fibra utilizable hace 50.000 años.

También existen pruebas de que el Cannabis sativa fue una de las primeras plantas cultivadas por el hombre: las impresiones de fibra de cáñamo encontradas en la cerámica de la cultura Yangshao en China datan de alrededor del quinto milenio antes de Cristo. El cáñamo se extendió a la región mediterránea a principios de la era cristiana y después al resto de Europa durante la Edad Media. En Estados Unidos, los puritanos trajeron las semillas de cáñamo a principios del siglo XVII, pero los historiadores creen que los indígenas cultivaron la planta en suelo estadounidense mucho antes de que Colón llegara allí.

Además de la fibra robusta que produce, el Cannabis sativa también se ha usado como medicina (el aceite de semilla de cáñamo y la flor que se fuma), en rituales sagrados y con fines recreativos. Las pruebas arqueológicas encontradas en el cementerio de Jirzankal en la región oriental de Pamir en el oeste de China sugieren que el cannabis se fumaba en los rituales y/o ceremonias religiosas desde hace al menos 2500 años.

Otros usos del cáñamo a lo largo de la historia incluyen la fabricación de: tela resistente, material de construcción ligero y resistente al moho, aislamiento poroso pero efectivo, yeso mejorado, cemento, madera y bioplástico, aceites y barnices, papel, joyas, ropa de cama para animales, biocombustibles y muchos otros productos. También se ha cultivado para impedir el crecimiento de hierbajos invasores y se ha usado como agente de purificación del agua y el suelo (¡se ha empleado incluso para eliminar isótopos radiactivos después del desastre nuclear de Chernobyl!).

Esta planta versátil ha demostrado ser un poderoso aliado en el desarrollo de la humanidad. Sin embargo, debido a los efectos psicoactivos que provocan las cepas que contienen una cantidad suficiente de THC, la relación terapéutica de 5000 años que los humanos habían cultivado con el cannabis fue interrumpida temporalmente a principios del siglo XX.

Los estados individuales de los EE. UU. empezaron a imponer restricciones y a prohibir el cannabis (que se había demonizado y empezó a llamarse 'cáñamo indio') a partir de 1911, y en 1937, se aprobó la Ley de Impuestos a la Marihuana, que prohibió fumar esta planta con fines recreativos e hizo la importación de cáñamo y la producción comercial en el país menos económica.

Aunque esta ley fue declarada inconstitucional años más tarde, finalmente fue reemplazada por la Ley de Sustancias Controladas en 1970, que incluyó al cáñamo en la categoría más restrictiva, la Lista I, junto con otros narcóticos peligrosos y adictivos. Esta clasificación supuestamente era temporal mientras el presidente Nixon encargaba un informe para dar una recomendación final, pero, en contra de las recomendaciones de la Comisión Schafer, permaneció en la categoría de drogas fuertes durante las siguientes décadas.
En Canadá, la producción de cáñamo fue prohibida en 1938 mediante la Ley del opio y estupefacientes, y en la mayoría de los países europeos, siendo Francia la excepción destacada, el cultivo del cáñamo fue prohibido después de la Segunda Guerra Mundial.

Esta es la historia de cómo una planta no adictiva ni psicodélica con un poderoso valor terapéutico y un sinfín de usos diversos de los que la humanidad se había beneficiado durante miles de años se volvió ilegal: daño colateral en una guerra contra su gemelo, que tiene los mismos efectos, pero que también provoca un subidón, y hace que las personas se rían y tengan hambre.

Después de una pausa de varias décadas (dependiendo de la región, en muchos lugares continúa), empezaron a aparecer señales de que ciertos gobiernos comenzaban a despertarse lentamente y a darse cuenta de que la marihuana, en realidad no era tan mala como la heroína, y de que el cáñamo ni siquiera es una droga.

En Europa, los Países Bajos fue el primer país que despenalizó el cannabis en 1972. En 1976, ya estaba disponible para el disfrute recreativo en las cafeterías. Luxemburgo y Portugal fueron los siguientes en 2001, Bélgica en 2003, y varios otros países relajaron sus regulaciones e incluso legalizaron el cannabis medicinal en la década de 2010.

Canadá legalizó el cultivo comercial y la producción de cáñamo industrial en 1998 y el uso de la marihuana medicinal en 2001.

En los EE. UU., Texas y Oregón fueron los primeros estados en despenalizar la posesión en 1973, y California se convirtió en el primer estado en aprobar el uso de marihuana con fines medicinales en 1996. En 2012, Colorado y Washington legalizaron el uso recreativo del cannabis, iniciando un fenómeno que ha seguido expandiéndose por la nación hasta hoy en día, gracias a las abrumadoras pruebas científicas y experimentales de la inocuidad del Cannabis sativa.

Finalmente, en 2018, la promulgación de la Ley Agrícola legalizó la producción industrial del cáñamo, abriendo el camino para que el CBD derivado del cáñamo estuviera disponible para todos, no solo para aquellos que tuvieran recetas para marihuana medicinal.

Los efectos psicológicos de fumar cogollos de CBD

Efectos psicologicos de fumar CBD

A diferencia de las cepas de cannabis ricas en THC, que pueden provocar efectos casi psicodélicos si se inhalan en cantidades suficientes, los efectos psicológicos de fumar o vapear flores de CBD son leves y la mayoría son positivos.

En dosis más bajas, inhalar CBD normalmente induce un estado de relajación, pero al mismo tiempo de alerta, reduce el dolor, el estrés, ofrece claridad mental y una euforia sutil que motiva al usuario a actuar.

En dosis más altas, el CBD tiene efectos sedantes más notables, no del todo diferentes de las cepas de marihuana Indica pero sin el "subidón". Los dolores intensos son aliviados, la motivación se reduce y la somnolencia o el cansancio se apoderan del cuerpo, obligando al usuario a descansar.

Beneficios terapéuticos del CBD

Beneficios terapéuticos del CBD

Aunque en el pasado el cannabidiol no despertó el interés de los consumidores de cannabis porque no es psicoactivo, los numerosos trastornos mentales y afecciones fisiológicas dolorosas que este compuesto ha demostrado tratar efectivamente lo ha convertido en el centro de atención de la escena mundial de la curación alternativa.

A continuación, vamos a hablar sobre algunas de las afecciones que el CBD trata según la ciencia y/o los numerosos casos anecdóticos.

Epilepsia

La investigación sobre el CBD empezó en 1940 cuando el químico Roger Adams, que recibió su formación en Harvard, extrajo por primera vez la molécula del Cannabis sativa. En las siguientes dos décadas el número de experimentos farmacológicos con aceite de CBD incrementó, cobrando un fuerte impulso en la década de 1980 cuando el Dr. Raphael Mechoulam, el científico que describió por primera vez la estructura química del CBD en 1963, y otros, comenzó a realizar una investigación histórica sobre el CBD como un terapia para la epilepsia. Esta investigación tuvo como resultado el Epidiolex que conocemos en la actualidad, el único fármaco de CBD aprobado por la FDA, clínicamente probado para reducir significativamente la frecuencia de los ataques epilépticos en los pacientes.

Dolor, Inflamación y Migrañas

El CBD se usa principalmente para aliviar el dolor y la inflamación. Numerosas investigaciones científicas han demostrado de manera inequívoca que los cannabinoides THC y CBD son dos analgésicos y antiinflamatorios efectivos. Ya sea un dolor agudo o crónico, debido a la inflamación, el esfuerzo muscular o un problema neuropático, fumar o vapear los cogollos de CBD ofrece un alivio instantáneo.

Esto incluye el alivio de dolencias como la artritis reumatoide y la osteoartritis, que son afecciones inflamatorias. Según un estudio realizado en roedores el gel de CBD demostró ser eficaz a la hora de reducir el dolor y la hinchazón en las articulaciones de los animales, pero también existen numerosos casos anecdóticos de que fumar cogollos de CBD ayuda a controlar el dolor en pacientes con artritis.

Algunos descubrimientos sugieren que el CBD y el THC pueden ayudar con las migrañas y los dolores de cabeza, aunque esto no parece funcionar para todos. El efecto puede depender de la correspondencia del perfil químico de las cepas de cannabis con los procesos bioquímicos de cada usuario. Más investigación es necesaria para entender esto mejor.

Ansiedad, Depresión y TEPT

El CBD se usa popularmente para tratar trastornos psicológicos como la ansiedad, la depresión y el trastorno de estrés postraumático. Cabe decir que los tratamientos farmacéuticos comunes para estos trastornos se prescriben en exceso en todo el mundo y se ha demostrado ampliamente que crean dependencia, su eficacia ha sido sobrestimada, y a menudo, son peligrosos, provocando una amplia gama de efectos secundarios adversos y síntomas de abstinencia.

En muchos estudios, se ha demostrado que el CBD es eficaz a la hora de reducir el estrés y regular el estado de ánimo, ayudando a aliviar los síntomas de la depresión y la ansiedad, así como a borrar los recuerdos desagradables e inhibir su formación nuevamente, lo que ha ayudado a muchos a disminuir la gravedad de los síntomas de su TEPT.

Náuseas y Vómitos

Los estudios en humanos sobre los efectos del CBD sobre las náuseas todavía no se han publicado, pero la investigación realizada en roedores ha descubierto que las dosis bajas de CBD ayudan a eliminar las náuseas. También existen numerosos informes anecdóticos de pacientes con cáncer que afirman que este compuesto les ha ayudado a aliviar las náuseas de la quimioterapia y los síntomas del cáncer. El ácido cannabidiólico (CBDA), la forma cruda del CBD, ha mostrado efectos antieméticos todavía más fuertes, por lo que los que buscan reducir sus náuseas con CBD deben buscar cogollos y productos que también contengan CBDA.

Sueño e Insomnio

Algunos estudios han descubierto que el uso de CBD tiene efectos beneficiosos a la hora de restablecer patrones de sueño saludables ytratar el insomnio. Sin embargo, los casos anecdóticos indican que esto no parece funcionar de la misma manera para todos y que la dosis parece tener un papel importante: las dosis bajas generalmente parecen mantener a los usuarios más alerta, mientras que las más altas tienden a inducir somnolencia.

Diabetes y Obeseidad

A diferencia del THC, que se sabe que provoca antojos o "munchies" en los fumadores recreativos de cannabis, se ha descubierto que el consumo de CBD ayuda a suprimir el apetito y, por lo tanto, a reducir el peso corporal. También existen muchos casos anecdóticos que hablan sobre esto disponibles en foros online. Además, un estudio in vitro descubrió que el CBD promueve el "pardeamiento" de los glóbulos blancos, un proceso que convierte la grasa que almacena energía en grasa que quema calorías.

Sabemos que la obesidad es la causa principal de la diabetes tipo 2, que se ha convertido en un importante problema de salud a nivel global. El CBD se ha mostrado prometedor a la hora de ayudar a controlar esta afección. Existe un creciente cuerpo de investigación que sugiere que este cannabinoide puede servir para optimizar la secreción de insulina y los niveles generales de glucosa, y proteger los vasos sanguíneos del daño causado por la glucosa reduciendo el estrés oxidativo, la inflamación, la muerte celular y la hiperpermeabilidad vascular asociadas con la diabetes.

Adicción a las Sustancias

Muchos estudios han demostrado que el CBD es eficaz a la hora de interrumpir varios tipos de adicción, incluyendo la adicción a los opioides, la cocaína y los psicoestimulantes, así como la dependencia del cannabis y el tabaco. En particular, las flores de CBD parecen ser la manera ideal de consumir CBD para dejar la marihuana y los cigarrillos, ya que se mantiene el acto de inhalar conservando el aspecto "ritual" de fumar pero al mismo tiempo el usuario reduce o elimina la ingesta de THC o nicotina. El efecto calmante del CBD también ayuda a reducir los antojos de nicotina, reduciendo significativamente la cantidad de cigarrillos fumados, según un estudio que examinó este efecto.

Autismo

El espectro del autismo es diverso tanto en términos de calidad como de intensidad de los síntomas. Aunque muchas personas que viven con autismo son adultos que se han integrado bien en la sociedad, algunos padecen manifestaciones conductuales más graves que impiden que lleven a cabo actividades normales. Se ha descubierto que la terapia con CBD mejora dramáticamente numerosos síntomas del TEA en la mayoría de los participantes evaluados (aunque estos resultados son de un estudio con un tamaño de muestra pequeño), y solo se registraron efectos secundarios leves y poco frecuentes. Muchas personas con autismo también sufren de ansiedad asociada, y muchos pacientes epilépticos muestran síntomas de autismo como comorbilidad. El CBD tiene un efecto terapéutico en ambos casos.

Degeneración Celular

Se ha descubierto que tanto el CBD como el THC tienen propiedades antioxidantes, lo que significa que pueden ayudar a ralentizar la principal causa de la degeneración celular: la oxidación. Numerosos estudios indican que el CBD puede ayudar a conservar la función neurológica y, por lo tanto, a proteger del daño cerebral después de un accidente cerebrovascular, además de proporcionar alivio para los síntomas de una variedad de trastornos neurológicos como la enfermedad de Alzheimer y la demencia, la enfermedad de Parkinson, la enfermedad de Huntington, la esclerosis múltiple, y otros.

Cancer

Existen numerosos informes anecdóticos sobre la eficacia del CBD y el THC para aliviar los síntomas del cáncer y la quimioterapia e incluso algunos estudios científicos (in vitro) que sugieren que puede ayudar a inhibir la proliferación de células cancerosas y estimular su autodestrucción. El CBD definitivamente no debe considerarse como una "cura para el cáncer", pero, según casos anecdóticos, alivia el dolor y las náuseas asociados con esta enfermedad y su tratamiento.

Trastornos Cardiovasculares y Digestivos

Se ha demostrado in vitro que el CBD puede reducir el tamaño del infarto e incrementar el flujo sanguíneo en modelos animales para el estudio de accidentes cerebrovasculares, así como reducir el daño vascular en entornos con alto contenido de glucosa.

También se ha descubierto que el cannabinoide ayuda a relajar los tejidos del tracto gastrointestinal, aliviando la hinchazón, los gases, el estreñimiento y la diarrea. Los informes indican que puede aliviar las náuseas, el dolor y la inflamación gástrica, y evita que los alimentos pasen demasiado rápido a través del sistema permitiendo así una mejor digestión.

Trastornos Autoinmunes

Existen informes limitados que sugieren que el CBD puede ser útil para afecciones autoinmunes como el lupus eritematoso y la esclerosis múltiple. Sin embargo, no sabemos lo suficiente sobre estos trastornos y, a menudo, son difíciles de diagnosticar, por lo que este tipo de investigación no puede considerarse fiable actualmente.

La Farmacología del CBD

Farmacología del CBD

El cannabidiol parece ser un componente extremadamente versátil cuyos beneficios apenas estamos comenzando a descubrir. Afortunadamente, gracias a que las leyes para el cáñamo y el cannabis están cambiando, y a la rápida expansión del mercado de productos de CBD, la ciencia también tiene una motivación que nunca había tenido antes para explorar los innumerables usos potenciales de este compuesto.

Pero, ¿cómo logra exactamente este cannabinoide todos estos efectos impresionantes? Muchos procesos bioquímicos tienen lugar una vez que el CBD llega al torrente sanguíneo y al cerebro. No entendemos completamente todos estos procesos, y muchos son el resultado de un efecto 'séquito' entre los diversos cannabinoides, terpenos y flavonoides presentes en cada cepa, pero algunas de las conexiones más generales y directas han sido confirmadas y descritas en numerosos estudios científicos, y por lo tanto podemos hablar sobre ellas aquí.

La huella bioquímica más importante del CBD está en el sistema endocannabinoide (ECS), uno de los sistemas más extensos e influyentes del cuerpo humano, que ayuda a mantener su homeostasis o equilibrio. El ECS regula una amplia gama de funciones, incluyendo el dolor, estrés, apetito, energía, adicción, reproducción, temperatura corporal, inmunidad, control motor, estado de ánimo, memoria, sueño y respuesta al placer.

Mientras que el THC activa directamente los receptores endocannabinoides (ECB) CB1 y CB2, el CBD no lo hace. Sin embargo, el CBD tiene una vasta interacción indirecta con el ECS, lo que facilita principalmente el despliegue de sus efectos analgésicos y antiinflamatorios. Cuando se consume junto con THC, el CBD también parece prevenir indirectamente que el cannabinoide psicoactivo afecte al receptor CB1, reduciendo así los efectos adversos del THC como la ansiedad y la paranoia. Este es el razonamiento químico detrás del efecto 'séquito' más destacado del cannabis.

El ECS también está implicado en el procesamiento de los recuerdos emocionales. Se piensa que la capacidad del CBD para alterar los recuerdos aversivos y prevenir que se vuelvan a consolidar, mejorando la sintomatología del TEPT, se deriva de este proceso.

La otra forma principal en la que el CBD actúa es estimulando el sistema nervioso parasimpático, que se encarga de evitar que el cuerpo trabaje en exceso, promoviendo el descanso, la curación, la digestión, el rejuvenecimiento y la regeneración. También inhibe el sistema nervioso simpático, responsable de provocar respuestas estresantes, así como de activar el mecanismo de lucha o huida. Se piensa que estos procesos forman la base de la acción neuronal calmante general del CBD.

Además, el cannabidiol es un conocido activador del receptor de serotonina 5-HT1A, considerado como responsable de la regulación del estado de ánimo y de catalizar estados como la ansiedad y la felicidad. También modula los niveles de glutamato, un neurotransmisor que juega un papel importante en el aprendizaje y la memoria. Las investigaciones indican que estos dos mecanismos pueden formar la base de los efectos ansiolíticos y antidepresivos del CBD.

Otro proceso químico bastante importante es la acción inhibidora del CBD sobre la amida hidrolasa de ácido graso (FAAH), una enzima responsable de descomponer la anandamida. La anandamida es un endocannabinoide natural muy interesante responsable de regular la conducta alimentaria y generar motivación y placer, y también se ha encontrado que existe una relación inversa entre sus niveles y los síntomas psicóticos. Como resultado de la interacción del CBD con la FAAH, más anandamida permanece en circulación, lo que reduce la necesidad de comer, induce motivación y placer y, según casos anecdóticos, alivia los síntomas de la esquizofrenia.

Una nueva investigación prometedora ha descubierto que el CBD interactúa con el receptor TRPV2, el receptor huérfano acoplado a la proteína G (GPR55) y los receptores activados por el proliferador de peroxisomas (PPAR). Se piensa que una combinación de estos explica en parte sus efectos antitumorales.

Todo esto puede parecer complejo, pero apenas estamos rascando la superficie: la investigación sobre la inmensa variedad de efectos del CBD en el increíblemente intrincado sistema interno del cuerpo humano aún está en sus primeras etapas. Dado que el cannabidiol está ahora en el centro de atención científica y económica, sin duda descubriremos y comprenderemos mucho más muy pronto, y en el futuro se diseñarán cepas específicas para diversos trastornos con los niveles y las proporciones exactos de los compuestos terapéuticos necesarios.

Cómo consumir cogollos de CBD

Consumir cogollos CBD

Aunque muchos aficionados al CBD eligen productos a base de extractos como aceites, tinturas o comestibles, consumir cogollos de CBD se está convirtiendo en la opción favorita de muchos, ya que la flor contiene todos los cannabinoides, terpenos y flavonoides que la planta produce durante el crecimiento. Podríamos decir que esta es la forma más natural en la que podemos encontrar el CBD, que también contiene los numerosos beneficios terapéuticos que aportan todos esos compuestos menores.

Puedes disfrutar de las flores de cáñamo ricas en CBD de varias maneras:

Fumar

Aunque el acto de fumar en sí mismo es dañino para el sistema respiratorio debido al humo, fumar cogollos de CBD en un porro conlleva un riesgo para la salud significativamente menor que fumar cigarrillos. Dado que no contiene materia inherentemente tóxica y cancerígena añadida, y tampoco tiene compuestos psicoactivos que alteran la conciencia, los porros de cogollos de CBD puro, probablemente sean una de las cosas menos dañinas que puedes fumar.

Si no te gustan los porros, puedes optar por fumarlos en una pipa. Algunas pipas más sofisticadas, así como los bongs y las cachimbas, tienen cámaras de agua que sirven para enfriar el humo que pasa a los pulmones, facilitando la inhalación y reduciendo el riesgo para el sistema respiratorio.

Fumar cogollos de CBD es una de las formas más directas y efectivas de consumir CBD, ya que las moléculas pasan al torrente sanguíneo directamente a través de los pulmones. Sin embargo, el CBD también se metaboliza rápidamente cuando se inhala, por lo que los efectos no son tan duraderos como cuando se ingieren por vía oral.

Vapear

Los vaporizadores se están volviendo muy populares como accesorios que, según casos anecdóticos, mitigan el riesgo respiratorio al no quemar realmente el contenido en sus cámaras, sino calentarlo lo suficiente para que se evapore.

Al ser un fenómeno relativamente nuevo, las consecuencias a largo plazo de vapear todavía se desconocen, pero la ciencia y la teoría parecen sugerir que es significativamente menos dañino que fumar. También es sabido que a las personas con afecciones pulmonares preexistentes o a las personas propensas a sufrir ataques de tos les sienta mejor vapear cogollos de CBD que fumar un porro.

Sin embargo, no cualquier dispositivo es adecuado para vapear cogollos de CBD. Se necesita un vaporizador especial de 'hierba seca', con bobinas y baterías de alta potencia para convertir la materia seca en vapor. El humo será más suave, más fuerte y más seguro que fumar un porro.

Vaporizar flores de CBD es posiblemente la mejor manera de consumir CBD: el efecto es instantáneo, el riesgo para la salud es bajo y la absorción de CBD es mayor que con cualquier otro método. Sin embargo, el CBD también se metaboliza rápidamente cuando se inhala, por lo que los efectos no son tan duraderos como cuando se ingieren por vía oral.

Otra ventaja de vapear flores de CBD en vez de fumarlas es la discreción: la mayoría de los vaporizadores son portátiles y discretos, y además el humo exhalado suele ser inodoro, por lo que es fácil que pase desapercibido en público.

Oral

Preparar comestibles con CBD es una forma fácil, divertida y deliciosa de disfrutar de los beneficios terapéuticos del CBD. Para obtener todos los beneficios, se recomienda descarboxilar primero las flores de CBD horneándolas (en trozos pequeños) en un horno durante aproximadamente 30 minutos a una temperatura de 240-300 °F / 115-150 °C (una temperatura más alta degradará el CBD).

Después de este proceso, puedes molerlas y añadirlas a mantequilla (obteniendo cannabutter), galletas, pasteles, sopas, guisos, zumos, batidos o incluso cócteles.

El consumo de CBD por vía oral tarda más que los otros métodos en hacer efecto (30 minutos a una hora) porque el compuesto pasa por el tracto digestivo y se metaboliza en el hígado, como los suplementos dietéticos normales. La ventaja es que el efecto dura significativamente más que cuando se inhala, pero, debido a la menor tasa de absorción, se necesita una cantidad significativamente mayor.

Dosis

Dosificación de CBD

Con las flores de CBD, es difícil medir la ingesta con la misma precisión con la que se mide el aceite, la tintura o los productos comestibles de CBD, pero, basándonos en los niveles de CBD recomendados por el productor (distintos para cada cepa), es posible determinar la cantidad de cannabinoide que contiene cada gramo de cogollo.

Sabiendo que la dosis típica de CBD para un adulto es de 5 a 10 mg dos veces al día, puedes calcular cuánta flor fumar (o tomar por vía oral). Esto es un poco más complicado debido a que el peso corporal y las reacciones individuales al CBD de cada persona difieren, pero lo bueno de inhalar flores de CBD es que el efecto es instantáneo, por lo que puedes observar cuál es la cantidad perfecta para ti en tiempo real, no existe posibilidad de sobredosis, y los efectos secundarios son básicamente inexistentes.

Por esta razón, debes medir la dosis que mejor funciona para ti personalmente: el número de caladas que necesitas para sentirte relajado, pero no demasiado relajado, será la dosis óptima.

El CBD no es peligroso ni adictivo, afirma la OMS
Related post
El CBD no es peligroso ni adictivo, afirma la OMS

Efectos secundarios y precauciones

Efectos secundarios y precauciones CBD

Según casos anecdóticos, los efectos adversos del CBD son muy raros y leves, y cuando se trata de inhalación de dosis bajas, estos son prácticamente inexistentes. Sin embargo, en aras de la transparencia, enumeraremos los efectos secundarios más comunes que se han dado: boca seca, disminución del apetito, vigilia o somnolencia, disminución de la presión arterial y fatiga.

Dependiendo de para qué se use el CBD, algunos de estos pueden considerarse efectos deseables. Por ejemplo, si usas CBD para conciliar el sueño, la somnolencia será algo positivo, y si tomas CBD para perder peso, la reducción del apetito será útil.

Legalidad del CBD

Legalidad CBD

Europa

En muchos países europeos, los productos de CBD derivados del cáñamo son legales, siempre que cumplan con ciertos criterios, uno de ellos siendo que contenga menos del 0,2% de THC. Sin embargo, aunque el mercado del CBD había experimentado una expansión constante a lo largo de la década de 2010, en enero de 2019, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) instituyó nuevos requisitos para los productos de CBD, indicando que deben ser aprobados como un nuevo alimento por una autoridad alimentaria nacional. Esto causó un endurecimiento continuo de las regulaciones en muchos países.

Consulta nuestras políticas de envío para obtener información sobre países específicos de Europa a los que podemos enviar flores de CBD.

USA

En los EE. UU., todas las flores de CBD derivadas del cáñamo (con menos del 0,3% de contenido de THC) son legales a nivel federal. Sin embargo, cada estado tiene sus propias regulaciones para el cáñamo y el CBD, y estas pueden anular las regulaciones federales.

Tanto el CBD como el cáñamo son ilegales en tres estados actualmente: Idaho, Iowa y Dakota del Sur. El medicamento Epidiolex aprobado por la FDA es la única forma legal de usar CBD en estos estados.

En cuanto al resto del país, los cogollos de CBD son legales si se derivan del cáñamo, y si se derivan de la marihuana, están sometidos a las mismas regulaciones que rigen el uso de cannabis medicinal y recreativo.

Australia

En Australia, los productos de CBD que contienen más del 98% de CBD (lo que significa que menos del 2% son otros cannabinoides) son legales con receta médica.

Canadá

En Canadá, es legal comprar cogollos de CBD, pero solo aquellos provenientes de cultivos específicos regulados por el gobierno que contienen cantidades mínimas de THC.

¿Dónde comprar flores de CBD?

Donde comprar flores de CBD

La creciente demanda de cannabidiol se debe en parte a las promesas de que este compuesto es una cura milagrosa para todas las dolencias. Sin embargo, recomendamos a cualquier persona interesada en el CBD que se mantenga alejado de los proveedores que utilizan estas técnicas de marketing poco éticas.

En Elephantos.com nos esforzamos por brindarte información imparcial extraída tanto de la ciencia como de las experiencias de otros usuarios. De esta manera podrás hacer una compra bien meditada.

Nuestra gama de flores de CBD se compone de cepas de calidad superior con una pureza excelente. Cada una con un nivel de THC por debajo del límite legal del 0,2%. Somos distribuidor oficial de Plant of Life, uno de los productores de CBD más conocidos del mercado europeo con más de diez años de experiencia y miles de clientes satisfechos.

Cada cepa de CBD que vendemos ha sido certificada con análisis de laboratorio, verificando su estructura química. De esta forma puedes realizar pedidos de forma legal y sencilla sin tener que preocuparte por las complejas normativas europeas.

Haz clic aquí para ver nuestra gama completa de variedades de CBD o echa un vistazo a nuestra selección de las mejores flores de CBD a continuación.