menu
Ver Cesta
Atrás

La diferencia entre el aceite de semilla de cáñamo y el aceite de cannabis

17 sep 2019
5 min
K.C
K.C

Aunque el término "cannabis" era sinónimo en el pasado de colocarse, hoy en día, el cannabis también está asociado con la salud, la curación y los remedios homeopáticos. El aceite de CBD y el aceite de semillas de cáñamo se están volviendo populares por sus propiedades relajantes y calmantes. Sin embargo, los dos aceites son diferentes y es útil conocer las propiedades específicas de cada uno.

Cannabis vs. cáñamo

Antes de hablar sobre la diferencia entre el CBD y el aceite de semilla de cáñamo, es importante hacer una distinción entre "cannabis", la planta cultivada y cosechada por su contenido de THC y sus propiedades psicoactivas, y el "cáñamo", la planta con bajo contenido de THC que se utiliza para hacer aceite de CBD y aceite de semillas de cáñamo. El cannabis y el cáñamo pertenecen a la misma especie, pero tienen propiedades muy diferentes. Las plantas de cannabis normalmente se cultivan por las propiedades psicoactivas contenidas en los cogollos de la planta femenina. Estos pueden ser cultivados en casa por casi cualquier persona que tenga buena mano con las plantas.

Las plantas de cannabis pueden ser cepas de fotoperíodo, que no florecen a menos que reciban doce horas de oscuridad. También existen cepas autoflorecientes que florecen unos treinta días después de que la planta brota de la semilla. Puesto que los mejores cogollos no contienen semillas, los productores eliminarán las plantas masculinas y las plantas femeninas que han desarrollado sacos de polen debido al estrés. Por esta razón, las semillas feminizadas son más populares que las semillas normales. Aseguran que el 99,9% de las plantas cultivadas son femeninas y reducen la necesidad de eliminar las plantas masculinas o "hermafroditas".

El cáñamo, por otro lado, debe contener menos del 0,2% de THC en la UE y menos del 0,3% en América y Canadá. Los productores cultivan cáñamo para obtener granos, fibra, aceite de CBD y aceite de semillas de cáñamo. Los muchos usos diferentes de la planta de cáñamo significan que la mayor parte se puede usar, y no se desperdicia mucho. Además, las semillas feminizadas aún no se han desarrollado. Lo mejor que puede obtener un cultivador es una cepa dominada por las plantas hembra y generalmente aún aparecerán hasta un 35% de plantas macho.

Algunas cepas son en realidad monoicas en lugar de dioicas, lo que significa que las plantas son intersexuales y producen brotes y sacos de polen. Además, las variedades de cáñamo autoflorecientes funcionan bien porque son lo suficientemente cortas como para ser cosechadas con una cosechadora. Las cepas de cáñamo fotoperiódicas que se cultivan se cosechan después de 150 días o menos, antes de que comiencen a florecer. Algunas cepas de cáñamo pueden producir dos toneladas por hectárea de semillas. Las plantas de cannabis pueden producir entre 10 y 14 toneladas por hectárea.

Extracción del aceite

como obtener

Las semillas de cáñamo contienen aproximadamente un 30% de aceite, medido según el peso. El aceite se extrae usando un método similar al método utilizado para extraer aceites de otros tipos de semillas: las semillas de cáñamo se prensan en frío y así se obtiene el aceite de semilla de cáñamo, rico en ácidos grasos. Las semillas se prensan en frío quitando la cáscara externa, después se enfrían y se presionan con una prensa de acero.

Puesto que el aceite se extrae sin usar calor, no se pierden nutrientes y el aceite resultante no es refinado. Sin embargo, el hecho de que las semillas se rompen y la variación en el tamaño de las semillas hace que el prensado en frío sea difícil y no se puede hacer de manera eficiente en casa. Debido al coste de las máquinas que hacen posible este proceso y la cantidad de semillas que deben procesarse para compensar los desechos, el prensado en frío solo se puede hacer comercialmente.

El aceite de semilla de cáñamo contiene más de un 80% de ácidos grasos poliinsaturados, que es el porcentaje más alto entre los aceites comestibles. Concretamente, el aceite de semilla de cáñamo tiene muchos ácidos grasos omega-6 y omega-3. Estos también se conocen como "ácidos esenciales", porque el cuerpo no puede producirlos por sí solo.

Sin embargo, son esenciales para formar membranas celulares, para la salud cardíaca, salud mental, salud ósea, desarrollo cerebral y energía. Además, el aceite de cáñamo contiene el equilibrio óptimo de ácidos grasos LA y LNA, que ayudan a mantener la salud de la piel y del cabello, la retención de agua, la cicatrización de heridas, el crecimiento, la coordinación motora y una serie de otras funciones. Además, el aceite de cáñamo es rico en vitamina E, que es un antioxidante que puede contribuir a retrasar los signos del envejecimiento, entre otras cosas.

¿Puede el CBD tratar migrañas?
Related post
¿Puede el CBD tratar migrañas?

Legalidad

Para aquellos a quienes les preocupa cómo les afectará un aceite derivado de una especie de la planta de cannabis, y la legalidad de este aceite, deben saber que los productores cultivan cáñamo legalmente y contiene poco o nada de THC. El aceite de semilla de cáñamo no contiene cannabinoides, ni siquiera CBD. Esto se debe a que los cannabinoides son producidos por los tricomas de la planta de cannabis, que no se desarrollan hasta la fase de floración de la planta. Finalmente, usar aceite de cáñamo no es más peligroso que usar cualquier otro aceite de cocina. Además de la posibilidad de comer una cantidad poco saludable de grasa, hay poco de qué preocuparse.

En 2018, el Congreso aprobó la Ley Agrícola 2018, una modificación de la Ley Agrícola 2014. Aunque el proyecto de ley de 2014 limitó la producción de cáñamo principalmente para su uso en la investigación, el proyecto de ley de 2018 legalizó el cultivo de cáñamo como un producto agrícola, lo eliminó de la lista de sustancias controladas e hizo que la Corporación Federal de Seguros de Cultivos trabajara rápidamente para desarrollar políticas para que el cáñamo pudiera ser cubierto por un seguro. El proyecto de ley agrícola de 2018 también amplió las concesiones que hizo el proyecto de ley de 2014 para la investigación del cáñamo. Aunque el cáñamo todavía no se puede cultivar tan libremente como otros cultivos, el proyecto de ley de 2018 es un paso en esa dirección.

Aceite de CBD y aceite de cáñamo: ¿cuál es la diferencia?

Aceite de CBD y aceite de cáñamo: ¿cuál es la diferencia?

El aceite de CBD es diferente del aceite de cáñamo. Para empezar, se puede extraer del cáñamo o del cannabis. Aunque muchas cepas de cannabis se cultivan por su contenido de THC y contienen menos del 1% de CBD, varias cepas de cáñamo contienen un 2-3% y son perfectamente legales. Se han desarrollado varias cepas de cannabis medicinal que son altas en CBD y bajas en THC, y estas cepas son lo suficientemente populares como para que los cultivadores de cannabis puedan centrarse en un tipo de cepa y no cultivar cepas con alto contenido de THC. Sin embargo, la mayor parte del aceite de CBD todavía proviene de plantas de cáñamo, simplemente porque son más fáciles de cultivar legalmente. Los entusiastas del CBD especulan que, eventualmente, el aceite de CBD dejará de cosecharse del cáñamo y, en cambio, será exprimido de las plantas de cannabis que tienen un 20% de CBD o más.

Para competir con los fabricantes que producen aceite de CBD a partir de plantas de cannabis que tienen un contenido más alto de CBD, los fabricantes de aceite de CBD derivado del cáñamo a menudo utilizan el método de extracción de CO² supercrítico. La extracción del CO² se realiza sobreenfriando CO² en un líquido y empujándolo a través de un tubo de extracción que contiene el cáñamo, separando el material vegetal de los compuestos objetivo. El CO² líquido es después evaporado, dejando atrás el aceite de cannabis con todo el CBD, los terpenos y tricomas deseados, pero sin dejar residuos.

El aceite de CBD tiene efectos distintos que el aceite de cáñamo. Aunque el aceite de cáñamo es esencialmente un aceite comestible saludable y de alta calidad, no contiene cannabinoides. El aceite de CBD contiene el CBD cannabinoide, que es un relajante muscular y antiinflamatorio. Los usos del CBD van desde el tratamiento de la artritis hasta la ansiedad y la epilepsia. No es psicoactivo, a diferencia del THC, por lo que no produce un subidón. El aceite de CBD normalmente se toma colocando un par de gotas debajo de la lengua.

Conclusión

En resumen, el aceite de semilla de cáñamo puede ser extraído únicamente del cáñamo, mientras que el aceite de CBD se puede obtener del cannabis o del cáñamo. En cuanto a los efectos, el aceite de semillas de cáñamo es rico en omega-3, omega-6 y vitamina E, pero aparte de eso no es muy diferente a otros aceites de cocina. El aceite de CBD contiene el CBD cannabinoide, que tiene efectos relajantes. En el futuro, estos aceites estarán aún más disponibles a medida que la planta de cannabis sea más aceptada en los EE. UU., y a medida que se sigan realizando innovaciones en la producción de los aceites y descubriendo efectos positivos.