menu
Ver Cesta
Atrás

Todo lo que necesitas saber sobre la psilocibina

21 nov 2019
12 min
George Mouratidis
George Mouratidis

Ya sea que estés interesado en un viaje con psilocibina o simplemente quieres saber más sobre el tema, has llegado al lugar correcto. En este artículo, cubriré todo lo que podrías necesitar (o desear) saber sobre la psilocibina y, por extensión, los "hongos alucinógenos" de los que proviene la psilocibina. Para empezar, ¿qué es exactamente un hongo alucinógeno o mágico?

El término "hongo mágico" en realidad se refiere a cientos de diferentes especies de hongos que contienen psilocibina, no solo a una. Curiosamente, no todos los hongos que contienen psilocibina están estrechamente relacionados. Al contrario, pueden provenir de múltiples géneros. Los tres tipos más comunes de hongos mágicos son Amanita muscaria, Claviceps purpurea y muchas especies específicas diferentes de hongos del género llamado Psilocybe.

¿Cómo funciona la psilocibina?

¿que te hace?

La psilocibina es el compuesto químico responsable de los efectos psicoactivos de los hongos mágicos, aunque no hace efecto directamente. Antes de que pueda unirse a los neurotransmisores del cuerpo, este convierte la psilocibina en psilocina. Al igual que los otros psicodélicos "clásicos" (LSD (ácido) y mescalina), la psilocina es estructuralmente bastante similar al neurotransmisor natural serotonina. Esta similitud es lo que permite que la psilocina se una a los receptores 5-HT2A de todo el sistema nervioso central.

Por supuesto, esos receptores solo están destinados a unirse con la serotonina. Cuando se unen con psilocina en lugar de serotonina, se pueden sentir los efectos psicodélicos del compuesto. Los efectos subjetivos pueden explicarse, pero los científicos aún no tienen claro cómo los causa exactamente la sustancia. Sin embargo, la teoría actual es que la psilocibina suprime las partes del cerebro que son responsables de filtrar la información que recibimos a través de nuestros sentidos. Esto explicaría las sensaciones intensificadas que muchas personas describen, y podría explicar algunos de los cambios psicodélicos que alteran la percepción de la realidad.

Historia

fondo y espiritualidad

Las tallas en las rocas de las cadenas montañosas de Argelia parecen representar el uso de hongos alucinógenos. Una muestra a dos humanos enmascarados que sostienen hongos en sus manos derechas, con líneas punteadas que conectan los hongos con la parte superior de sus cabezas. Para algunos investigadores, esto parece sugerir un conocimiento de las propiedades psicoactivas del hongo. Otra parece mostrar un ser enorme, enmascarado, parecido a un dios con hongos brotando de sus manos, brazos, espalda y piernas. Si estas son, verdaderamente, pruebas del uso de hongos mágicos, entonces la humanidad los ha estado utilizando durante bastante tiempo: los historiadores han estimado que estas tallas fueron realizadas entre 4.000 y 7.000 años antes de Cristo.

Existen pruebas de que, en América Central, miles de años después (tal vez aproximadamente 500-1000 años a. C.), los pueblos de los territorios que hoy en día son México y Guatemala usaron hongos psilocibios como enteógenos, o herramientas para ayudar a sus chamanes a comunicarse con el mundo espiritual y obtener información inaccesible para otros. Occidente no conoció muy bien estos hongos hasta mucho más tarde, cuando R. Gordon Wasson publicó un artículo sobre su experiencia con los hongos mágicos en México en 1955. En 1960, Timothy Leary comenzó a realizar experimentos con psilocibina. Desafortunadamente, estos duraron solo tres años, ya que en 1963 Leary fue despedido de Harvard y no se permitieron más experimentos con psilocibina. En 1968, Estados Unidos prohibió la psilocibina por completo a nivel federal ... pero hablaremos más sobre eso más adelante.

También es posible que la historia de consumo de psilocibina de la humanidad se remonte más atrás. De hecho, incluso podría ser anterior a la humanidad, al menos, la versión de la humanidad con la que estamos familiarizados. Uno de los defensores más firmes de la psilocibina (así como de otros enteógenos) fue un hombre llamado Terence McKenna, un etnobotánico, místico y psiconauta. En su libro de 1993 Food of the Gods, propuso su teoría de la evolución humana "del mono dopado".

Esta teoría sugiere que los hongos mágicos son en parte responsables de la última fase de la evolución humana. Según la teoría, el Homo erectus comenzó a emigrar hacia el norte cuando la desertificación de África le obligó a buscar un ambiente más hospitalario. En este punto, sabemos que los cerebros del Homo erectus comenzaron a evolucionar rápidamente, pero no estamos seguros de por qué. La teoría de McKenna es que, en su camino hacia el norte, el Homo erectus viajó detrás de rebaños de ganado, que también buscaban un entorno más adecuado. El Homo erectus habría visto hongos Psilocybe cubensis creciendo en el estiércol del ganado. Después, a medida que la comida escaseaba, probablemente comieron estos hongos. Según McKenna, "comimos hasta alcanzar una conciencia superior".

Según McKenna, la psilocibina habría mejorado la vista de estos primeros humanos y les habría dado un mayor apetito sexual. La psilocibina también estimula la parte del cerebro que crea idiomas. Una mejora de la vista habría llevado a un mayor éxito en la caza, y un mayor deseo sexual llevó a una mayor tasa de procreación. Ambas cosas habrían ayudado al Homo erectus a extenderse rápidamente y prosperar. Todavía no hay pruebas de esto, y puede que nunca las haya, pero es una teoría plausible.

En cuanto a la idea de que la psilocibina ayudó al Homo erectus a desarrollar el lenguaje, es aún más fácil de creer. Se sabe que la psilocibina "disminuye la interconectividad de los centros de integración en el cerebro". En otras palabras, permite que partes del cerebro que normalmente están separadas comuniquen entre sí, haciendo conexiones que normalmente son imposibles. Quizás una de esas conexiones inusuales llevó a nuestros antepasados a desarrollar el lenguaje.

Efectos fisiológicos

el efecto físico y mental

En cuanto a los efectos fisiológicos y físicos, la psilocibina solo causa cambios menores en el estado natural del cuerpo. La psilocibina puede causar mareos, fatiga y náuseas leves, pero estos efectos generalmente no son significativos. Durante un viaje, las pupilas se dilatarán, y esta es una de las razones por las que los colores se ven mucho más brillantes durante el viaje. También se ha demostrado que la psilocibina aumenta brevemente la presión arterial, y también causa un pequeño aumento en los niveles de TSH (hormona estimulante de la tiroides), prolactina, cortisol y hormona adrenocorticotrópica del cuerpo. Sin embargo, todos estos efectos fueron menores durante el estudio y volvieron a la normalidad en cinco horas.

Efectos psicológicos y percibidos

¿Qué puedes esperar de él?

Un viaje de psilocibina puede ser una experiencia intensa, reveladora, a veces trascendente. Muchos usuarios describen que sus viajes tienen una naturaleza onírica irreal o hiperrealista, lo cual tiene sentido, ya que los hallazgos del Imperial College London han demostrado que la actividad cerebral de los individuos durante un viaje con psilocibina es muy similar a la actividad del cerebro mientras sueñan.

Los cambios más obvios causados por la psilocibina son los cambios del sentido del cual dependemos en mayor medida durante nuestra vida cotidiana: nuestra vista. Las distorsiones visuales causadas por la psilocibina incluyen paredes que parecen moverse hacia adentro y hacia afuera, como si estuvieran "respirando". También puedes ver que los colores cambian y se vuelven más profundos y brillantes. También es posible que aparezcan patrones en lo que sea que estés mirando, a medida que tu cerebro intenta "organizar" los estímulos visuales. Estos pueden ser patrones geométricos o reflejos. Por ejemplo, al mirar la linde de un bosque, puedes observar que cada árbol se ve igual, como si un solo árbol hubiera sido copiado decenas de veces.

Puede que notes que otros sentidos, como el gusto, el tacto y el oído, también serán alterados. Puede parecer que el tiempo se mueve extremadamente lento o extremadamente rápido. La psilocibina puede hacer que experimentes emociones intensas y puede reducir la actividad en las partes del cerebro que están involucradas con nuestro sentido del yo. También puedes experimentar un mayor sentido de empatía, así como un sentido más profundo de unidad y conexión con otras personas, así como con el mundo que te rodea. Al comparar la psilocibina con el LSD en la Psychedelics Encyclopedia, Peter Stafford escribió que la experiencia de la psilocibina "parece ser más cálida, no tan contundente y menos aislante. Tiende a crear conexiones entre las personas, que generalmente comunican mucho más que cuando usan LSD”. Estos pensamientos se reflejan en pruebas anecdóticas de muchos otros usuarios, que a menudo ven los hongos mágicos como una experiencia más suave, más fácil de controlar y disfrutar que el LSD.

Efectos secundarios y peligros

úsalo en el ambiente adecuado

Ninguna droga carece totalmente de riesgos. Sin embargo, según un artículo de investigación, la psilocibina es la tercera droga más segura para uso recreativo. También envía menos personas a emergencias que el alcohol o la marihuana, las dos drogas recreativas más populares. La severidad y posibilidad de ocurrencia de muchos de los peligros pueden reducirse asegurándote de que estás en un entorno tranquilo y pacífico, pero hablaremos más sobre esto más adelante.

Los riesgos a corto plazo del uso de psilocibina incluyen ansiedad, la posibilidad de un mal viaje, problemas de pensamiento y, en algunos casos, un episodio psicótico. Sin embargo, todas estas cosas desaparecerán cuando el viaje vaya desapareciendo. La ansiedad siempre es un posible efecto secundario, pero en muchos casos puede aliviarse al ir a una habitación diferente, escuchar música relajante o participar en otra actividad para reducir tu nivel de estrés. El "pensamiento alterado" es un efecto bastante obvio, por supuesto, si estás experimentando el mundo entero de manera ligeramente (o significativamente) diferente de lo normal, entonces, por supuesto, tomarás decisiones ligeramente diferentes. Esta es otra razón por la cual es importante estar en un ambiente seguro y familiar durante un viaje.

Es posible que un viaje de psilocibina desencadene un episodio psicótico, pero en individuos sanos esto es bastante improbable. Incluso si ocurre, este debería finalizar junto con el viaje. Sin embargo, hay un grupo de personas que deben evitar la psilocibina y los hongos alucinógenos: cualquier persona con antecedentes familiares de esquizofrenia, trastorno bipolar o cualquier otro trastorno psicótico. Para estos individuos, un mal viaje tiene una mayor probabilidad de desencadenar una psicosis temporal o persistente, e incluso puede activar la esquizofrenia que aún no se ha manifestado. Se recomienda que cualquier persona con antecedentes familiares de trastornos psicóticos evite la psilocibina (y otros psicodélicos) por completo.

Existe cierta posibilidad de desarrollar un trastorno perceptivo persistente por alucinógenos, o HPPD (por sus siglas en inglés). Este trastorno es esencialmente una alteración continua y generalmente intermitente de la percepción visual después del uso de alucinógenos. Esto generalmente equivale a pequeñas distorsiones, como paredes que parecen respirar por unos momentos antes de volver a la normalidad. Afortunadamente, este es un trastorno relativamente raro, con una prevalencia de solo 0,12% entre los usuarios según un estudio. El HPPD parece ser más común entre las personas que usan psicodélicos de manera regular, en lugar de solo ocasionalmente, y es mucho más común en usuarios de LSD que en usuarios de psilocibina.

El riesgo más común (pero aun así no probable) del uso de la psilocibina es el riesgo de un mal viaje. Este se caracteriza por ansiedad severa, pánico y la pérdida temporal de la capacidad del usuario para conectarse con la realidad. Puede haber sentimientos de que el mundo no es real, sentir que estás viviendo en un sueño y una sensación de desconexión de la realidad e incluso de ti mismo. Estos efectos se conocen como desrealización y despersonalización, respectivamente. Afortunadamente, estos desaparecerán cuando el viaje acabe.

Las experiencias psicodélicas pueden ser intensas, profundas y pueden tardar un tiempo en procesarse, ya sea que la experiencia es positiva o negativa. Si tienes un mal viaje, debes tener en cuenta esto. Algunos pensamientos negativos pueden persistir durante semanas o incluso meses, pero la mayoría de ellos desaparecerán con el tiempo. De hecho, la mayoría de las personas que tienen un mal viaje lo describen como una experiencia positiva a largo plazo. Los psicodélicos te permiten experimentar cosas nuevas y tener nuevos pensamientos. Por esta razón, muchos usuarios prefieren el término "viaje desafiante" en lugar de "mal viaje", porque incluso una experiencia difícil puede enseñarte lecciones valiosas. Aun así, es mejor evitar un viaje "desafiante" si puedes, así que ... pasamos a la siguiente sección.

psilocibina y psilocina
Related post
psilocibina y psilocina

Preparación y entorno (y seguridad)

La psilocibina puede ser una de las drogas más seguras, y ciertamente es uno de los alucinógenos más seguros, pero, aun así, es importante usarla de manera segura. Si en tu familia no existen antecedentes de trastornos que puedan exacerbarse con el uso de psilocibina, el siguiente paso es asegurarse de no tomar ningún medicamento que interactúe con la psilocibina. Después de eso, la seguridad generalmente se refiere a la dosis, la preparación y el entorno.

Si estás considerando tomar psilocibina u hongos alucinógenos por primera vez, comienza con una dosis pequeña. TripSafe recomienda 0,8 gramos de hongos secos para empezar. Sin embargo, ten en cuenta que, en los hongos, la psilocibina puede no distribuirse uniformemente en todo el tallo y la parte superior, por lo que al final podrías ingerir un poco más o menos de lo que pretendías. Si deseas una dosis más precisa, puedes tomar trufas mágicas o esclerocios. Estas son una parte diferente del cuerpo fúngico de la misma planta, y tienen una distribución uniforme de psilocibina. Todo lo que tienes que hacer es pesarlos, y sabrás exactamente cuánto estás tomando.

En segundo lugar, debes informarte adecuadamente antes del viaje. Algunas personas recomiendan vivir la experiencia a ciegas, sin expectativas, pero ese no es el mejor plan. Se ha descubierto que, al participar en los estudios, incluso las personas sin experiencia con psicodélicos pueden tomar dosis altas de psilocibina de manera segura si están preparadas con anticipación para los efectos. Esto tiene sentido: si suceden cosas extrañas y no estás preparado, puede ser alarmante. Incluso aterrador. Sin embargo, en muchos casos, si puedes reconocer esas cosas como efectos temporales de la droga, puedes relajarte y dejarlas pasar.

Finalmente, debes prepararte y prestar atención a tu entorno. "Prepararte", en este contexto, significa "prepararte mentalmente". Debes tener una mentalidad saludable antes de tomar psilocibina, y debe ser bastante consistente. Si estás pasando por un período con mucho estrés, ansiedad o depresión, pero tienes algunos días buenos, podría ser un mal momento para el viaje. Espera hasta que estés más positivo y estable. La psilocibina aumenta la empatía e intensifica las emociones, por lo que querrás liberarte de las emociones negativas persistentes antes de embarcarte en un viaje. Es importante tener a tu lado a una persona de confianza durante el viaje y asegurarte de que esté dispuesto a estar allí durante todo el proceso. Este "cuidador del viaje" debe ser alguien en quien confíes, alguien con quien estés familiarizado y alguien que tenga experiencia con psicodélicos para que entienda (hasta cierto punto) lo que estás experimentando.

Hablemos ahora sobre el entorno. Esta parte es crucial para un viaje seguro. Un viaje puede ser muy estimulante, ya que existen más partes de tu cerebro conectadas de lo normal, y más información sensorial llega a tu cerebro. Esto puede ser fascinante y agradable, pero también puede ser demasiado. Algunos usuarios con experiencia disfrutan de sus viajes en festivales de música y otros lugares agitados. Esta es tu elección, pero ciertamente no es recomendable para nuevos usuarios. Si estás rodeado de luces, sonidos y desconocidos, no tendrás a dónde ir si el viaje comienza a parecer demasiado pesado. Por esta razón, debes tomar psilocibina (si la tomas) en un entorno agradable, seguro y familiar, cerca de personas que conoces bien. Ten también a mano auriculares y gafas de sol, ya que, si te sientes sobreestimulado, puedes usarlos para aislarte lo suficiente del mundo exterior como para recuperar el rumbo.

También vale la pena mencionar que la "experiencia del viaje" completa abarca más que solo el viaje. También incluye las semanas o meses posteriores, al recordar la experiencia y asimilarla en tu vida sobria. Se recomienda esperar hasta que hayas "digerido" completamente tu viaje anterior antes de viajar de nuevo.

Algunos usuarios afirman que beber pequeñas cantidades de alcohol, como una cerveza o dos, puede ayudar a disminuir la ansiedad que acompaña al viaje. Las benzodiacepinas pueden contrarrestar un viaje de psilocibina, suavizando los efectos psicoactivos. Por esta razón, algunos usuarios tienen benzodiacepinas como Xanax a mano en caso de un mal viaje. La marihuana puede aumentar los efectos de la psilocibina, pero la evidencia anecdótica sugiere que también puede aumentar la ansiedad, especialmente si es una cepa alta en THC, lo que puede aumentar la probabilidad de un viaje más desafiante. En cualquier caso, los efectos de la psilocibina cuando se combinan con otras drogas no se han investigado a fondo, por lo que es aconsejable evitar mezclar la psilocibina con otras sustancias.

Legalidad

Actualmente, la psilocibina (y los hongos o esclerocios que contienen psilocibina) son ilegales en la mayor parte de Occidente. Existe una extraña área gris en Canadá y Estados Unidos, donde los kits de cultivo, las esporas y el micelio son legales, pero es ilegal poseer las partes del hongo que contienen psilocibina. La excepción es Denver, y Colorado, que recientemente ha despenalizado los hongos psilocibios. En Europa occidental, España, Portugal, Italia, Austria y Chequia han despenalizado los hongos. En los Países Bajos, las trufas alucinógenas son completamente legales, pero los hongos no lo son. La psilocibina ha sido incluida en la Lista I por la ONU desde 1971, pero a medida que continúe la investigación sobre el uso médico, es posible que esto cambie en el futuro. Si tienes curiosidad por probar la psilocibina, debes tener en cuenta si es legal en tu área.

Posibles usos médicos

A finales de los años 90, el interés científico por la psilocibina experimentó un resurgimiento, y la investigación se reanudó lentamente. Ahora, el medicamento se está estudiando como un posible tratamiento para la depresión y la ansiedad, así como también para algunas otras enfermedades mentales. Esto se debe principalmente a la capacidad de la psilocibina para aumentar la neuroplasticidad, así como para hacer que la mente sea más maleable temporalmente. La mayoría de las veces, nuestros cerebros mantienen un equilibrio entre el orden y el caos. Durante un viaje, la psilocibina inclina la balanza hacia el caos.

Eso puede sonar alarmante, pero ese caos temporal es exactamente lo que los científicos esperan que hará de la psilocibina un tratamiento efectivo para trastornos de la salud mental como la depresión. El viaje crea un desorden temporal en la mente del usuario, pero esta volverá a su forma estable cuando acabe el viaje. Por esta razón, un viaje psicodélico podría tener el potencial de "reiniciar" un cerebro enfermo. El viaje puede brindar a los usuarios la oportunidad de dar un paso atrás y examinar patrones de pensamiento no saludables o dañinos, examinar las creencias detrás de esos patrones desde una nueva perspectiva y luego (con suerte, hasta cierto punto) liberarse de esos patrones. Potencialmente, esto podría ayudar a tratar la causa de estas enfermedades mentales, en lugar de simplemente controlar los síntomas. La psilocibina es prometedora, y en cinco años es posible que se use legalmente en hospitales como tratamiento para la depresión.